LA PIEZA DEL MES DE ABRIL

Alcalá de Guadaíra

Nació Paco Barranco en Sevilla, pero a muy temprana edad empezó su relación con Alcalá, al principio como lugar de veraneo hasta que con diecisiete años se afincó definitivamente en nuestra ciudad.

Su faceta más conocida fue la de paisajista, protagonista de ese grupo de pintores que durante las décadas sesenta y setenta sostuvieron la rica tradición de la representación pictórica

de los paisajes alcalareños. Es la suya una pincelada amplia y suelta, de intención "impresionista" en la construcción de las formas, siempre dentro de un lenguaje figurativo que describe amablemente los ambientes y objetos. Destaca su obra por una fuerte y atractiva presencia de la luz, que se convierte en el filtro que matiza y da entonación a toda la gama cromática. La más hermosas calles y plazas sevillanas o los serenos entornos de la sierra extremeña son también con frecuencia motivo de inspiración para sus lienzos.

Es abundante su relación de exposiciones realizadas, tanto colectivas como individuales y no menos extensa la lista de sus premios, en la que destacan los obtenidos en concursos tan prestigiosos de nuestro entorno como los convocados en Carmona, Morón o el organizado por nuestro Ayuntamiento, éste concretamente en siete ocasiones.

Uno de los proyectos que Paco siempre impulsó y apoyó con insistencia en su etapa de colaboración con la denominada entonces como Fundación Municipal de Cultura, fue la creación de un Museo en Alcalá.

En 2007, El Museo realizó una exposición monográfica de este gran pintor que llevó por título "LA VIDA DE UN PINTOR".

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies