ÚLTIMOS DÍAS PARA DESCUBRIR LO ESCONDEN 'UNAS PIEDRAS QUE ALLÍ HAY...'

Alcalá de Guadaíra
22/03/2016

Hasta el día 27 de marzo, el Ayuntamiento tiene abierta la muestra sobre la desaparecida ermita de Santa Lucía (s.XV) y sus restos romanos en el cercano edificio Harinera del Guadaíra

Últimos días para descubrir la exposición que, hasta este domingo 27 de marzo, el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha abierto

en el recuperado edificio de La Harinera que, bajo el nombre ‘Unas piedras que allí hay…’, cuenta la historia del yacimiento arqueológico de la antigua ermita de Santa Lucía, fechada a partir del siglo XV. Su objetivo es no pasar por alto el patrimonio local, ponerlo en valor y dejar conciencia para las próximas generaciones de nuestra historia y de los significados que puedan tener, por ejemplo, unas piedras.

 

Del patrimonio de Alcalá de Guadaíra son famosos indiscutiblemente su castillo medieval, sus centenarios molinos harineros, sus monumentos funerarios en el yacimiento de Gandul de la época del calcolítico, y su entorno natural y paisajístico que tantas escenas artísticas ha coleccionado durante siglos, sin embargo, hay más historias invisibles, escondidas bajo las piedras.

 

En la muestra ¿unas piedras que allí hay…’ se hace un recorrido de la casi desaparecida ermita de Santa Lucía, y del cementerio y dependencias agrícolas que llevaba aparejados. Invisible quizás a primera vista pero no a las excavaciones arqueológicas que se han sucedido y a los restos que se han encontrado para situarla con certeza.

 

Las investigaciones han comprobado que en una visita realizada en 1597 por el canónigo sevillano Juan de Bahamonde a las ermitas de Alcalá de Guadaíra se menciona la “antiquísima fundación” de la ermita de Santa Lucía. A juicio del clérigo, dicha antigüedad se demostraba, entre otras cosas por la presencia junto a la ermita de “unos sillares” o piedras de gran tamaño.

 

Durante la Edad Moderna, Santa Lucía sería sucesivamente sede de la Orden carmelita y una modesta cofradía. Como edificio religioso se mantendría hasta comienzos del siglo XIX, cuando entra en un rápido proceso de abandono, certificado ya en 1833 por el cronista alcalareño Leandro José de Flores.

 

A partir de ese momento, el expolio del edificio supondría su casi completa desaparición, a lo que se añade el progresivo enterramiento por la erosión de los cerros circundantes. Pese a esta ‘invisibilidad’ del edificio durante todo el siglo pasado, su recuerdo se mantuvo entre la ciudadanía, aunque con el paso de las décadas es difícil recordar que la zona alcalareña en la que se enclava dicho yacimiento se llama Santa Lucía en alusión a esta orden y su desaparecida ermita.

 

A finales del siglo pasado, el crecimiento de Alcalá de Guadaíra introduce la zona en una dinámica de urbanización concretada en el proyecto de diversas promociones de viviendas. Ante la evidencia del posible valor arqueológico del terreno, se promovió en 2005 a nivel municipal una primera cautela sobre el área, ratificada posteriormente a nivel automático que se concreta en 2006 en la correspondiente actividad arqueológica, en cuyos resultados se vuelve a insistir en el convencimiento de la necesidad de poner el valor todo el patrimonio y la historia de Alcalá para sus ciudadanos.

 

La excavación permitió documentar no sólo los restos de la ermita de Santa Lucía, fechada a partir del siglo XV, sino también una serie de estructuras de época romana, como un cementerio fechado entre los siglos III a V. Pero igualmente esta iniciativa permitía la recuperación ciudadana de este espacio, a través de su conocimiento y puesta en valor, actuaciones que hay que seguir divulgando como esta exposición a escasa distancia de ese mismo área. En definitiva, según el responsable de Patrimonio, Germán Terrón, “cuidar y proteger nuestro patrimonio y tomar consciencia de nuestra propia historia ahora y para futuras generaciones”.

 

En la exposición se puede observar, desde la intervención arqueológica al propio método que se utilizó y a las herramientas usadas, junto a la necesario contextualización de Santa Lucía en el conjunto de yacimientos arqueológicos alcalareños.

 

También se muestran imágenes de la propia excavación junto con una muestra de los materiales arqueológicos recuperados, incluso restos de época romana (cementerio y dependencias agrícolas), con una reconstrucción de dos de las tumbas aparecidas y diversos materiales recuperados durante las excavaciones.

 

La exposición estará abierta hasta el 27 de marzo en la Harinera del Guadaíra (Avda. Tren de los Panaderos s/n) de lunes a viernes de 9,30 horas a 13,30 horas; jueves, viernes y sábados de 16 horas a 18 horas; y los sábados y domingo en horario matinal de 11 horas a 14 horas. (Jueves y Viernes Santo cerrado). Entrada gratuita

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies