Los ‘Vaivenes Flamencos’ regresan al Castillo de Alcalá

El Festival Riberas del Guadaíra-Vaivenes Flamencos enfila su recta final este fin de semana con las actuaciones de Javier Barón, elbicho, José Manuel León+Artomático y Silvia Marín. Después de las actuaciones el pasado fin de semana de Perico Sambeat Big Band, La Choni e Israel Galván, de enorme éxito artístico y de público, el II Festival Riberas del Guadaíras-Vaivenes Flamencos de Alcalá de Guadaíra enfila su recta final con dos espectáculos expresamente producidos para el festival, ‘Dime’ de Javier Barón y ‘Sirimusa eléctrico’ de José Manuel León, la presentación mundial del nuevo disco de elbicho ‘elbich8: deimaginar’ y el espectáculo infantil de Silvia Marín ‘El flamenco en cuatro estaciones’.


El jueves día 9 actúa en el festival la italiana Silvia Marín para ofrecernos ‘El flamenco en 4 estaciones’. Este montaje es para toda la familia y pensado para niños de entre 6 y 12 años. Con él se pretende contagiar el entusiasmo y la pasión por el flamenco involucrando a los niños para que se identifiquen con las raíces y con parte de la esencia de su cultura.

El viernes 10 tocará el turno a ‘elbicho’ y un concierto del mejor flamenco eléctrico, con las localidades agotadas hace semanas. Un pop hispano adulto que asume sin trauma sus raíces. El grupo presentará en Alcalá en primicia mundial su nuevo y cuarto disco ‘elbich8: deimaginar’.

El sábado 11 julio nos visitarán José Manuel León + Artomático, que pondrán sobre el escenario ‘Sirimusa eléctrico’. El joven tocaor algecireño y su banda nos invita a una fiesta que es energía en estado puro en la que destaca la contundencia electrónica de Artomático y el baile de Nani Paños y Rafael Estévez.

El cierre del Festival nos llega de la mano del último Premio Nacional de Danza, el alcalareño Javier Barón, quien repone, en una producción del Festival Riberas del Guadaíra-Vaivenes Flamencos, el ‘Dime’, su espectáculo paradigmático sobre el Lorca más jovial, con Diego Carrasco, Juan José Amador y José Luis Ortiz Nuevo entre otros. Ese día el Ayuntamiento alcalareño tributará un homenaje al artista como reconocimiento de su ciudad natal a la obtención del Premio Nacional de Danza.

Todos los espectáculos darán comienzo a las 22:30 horas. El precio de la entrada será de 12 euros por espectáculo, pudiéndose obtener bonos por varios o la totalidad de espectáculos a través de El Corte Inglés. Para más información y venta de entradas se puede acudir a los Centros de El Corte Inglés y la Casa de la Cultura de Alcalá de Guadaíra, y también en http://festivalriberas.ciudadalcala.org

La apuesta de Alcalá por este Festival tiene como objetivo la creación y consolidación de un producto escénico de calidad, una propuesta novedosa que engarza con la tradición flamenca de Alcalá y que, al tiempo, sea un referente en el ámbito nacional e internacional.

Del mismo modo, el Festival Riberas del Guadaíra supone una de las más importantes iniciativas de índole cultural y social que acomete el Ayuntamiento con el objetivo añadido de recuperar el territorio en el que se localiza: el Castillo, el barrio San Miguel y el centro de la Ciudad.

La regeneración de este entorno entronca con las directrices que marca la Iniciativa Urbana (regeneración económica, social y urbana del casco histórico de Alcalá de Guadaíra), diseñado y concedido al municipio alcalareño para recomponer el sistema de relaciones que vinculan al Casco Histórico con la Ciudad y el Territorio, desde una actuación integral y multidisciplinar estratégica en la que este producto cultural y su repercusión turística cobran importancia capital.

 

 

Nuevos planetas flamencos

Este año tenemos en el castillo de Alcalá dos Premios Nacionales de Danza. Tres Premios Giraldillo y otros tantos Premios Flamenco Hoy. Pero eso no es lo que nos importa. Tenemos formaciones que se han ganado un puesto en ámbitos tan competitivos como el de la música pop, conquistando amplias audiencias juveniles sin renunciar a sus principios flamencos. O intérpretes que han logrado un lugar en el Olimpo Flamenco ganándose al público más exigente de todos, el más sincero: los niños. Siendo todos estos valores de la máxima consideración, no es eso lo más relevante, a nuestro entender, de esta segunda edición del Festival Riberas del Guadaíra-Vaivenes Flamencos. Lo primordial, como en la edición inaugural, es que estos intérpretes son los más arrojados, no se conforman con lo que hay, con repetir fórmulas antiguas, algunas de ellas gastadas por el tiempo, aunque las hayan acuñado ellos mismos y sean otros los que las han agotado por uso y abuso. Algunos de ellos revolucionaron este arte, lo hicieron avanzar, hasta en tres ocasiones diferentes. Pero luego se olvidaron, tuvieron que olvidarse de sus logros, cuando estos se tradujeron en fórmulas masivas, momificadas y clónicas, carentes de verdad y de vida, la vida que conlleva toda verdad, para reinventarse. Todo ello sin renunciar a sus orígenes jondos, de buen grado o a regañadientes. Son artistas singulares por haber llevado los límites del flamenco más allá, lo que significa expandir las mentes de todos nosotros, incluso de los más obtusos: aquellos que los demonizaron y que más tarde, ante el reconocimiento popular e institucional, no tuvieron otro remedio que claudicar. Pero nuestros artistas no disminuyeron por ello su nivel de autoexigencia, su rebelión contra el gesto gastado por el eco, desvirtuado por la repetición hueca y la rutina. No entraron en la corriente del rebaño anestesiado y siguieron conquistando, muchas veces en solitario, por propio esfuerzo individual, nuevos universos flamencos. Eso es lo que ofrecemos en esta edición de nuestro festival, que es el suyo: nuevos universos flamencos. Muchos de ellos inéditos, sin explorar. De ahí que estemos abonados a la sorpresa continua. Pues no sabemos quienes habitarán estas nuevas galaxias jondas. No sabemos si sus habitantes son amistosos o nos recibirán de mal grado. El II Festival Riberas del Guadaíra-Vaivenes Flamencos, es un ejercicio de riesgo, tanto para los intérpretes como para el espectador. Pero el que no se arriesga no obtiene ganancia. Nuestro descubrimiento, nuestro tesoro escondido, si lo hallamos, serán nuevas emociones flamencas, inéditas. Ser los descubridores de nuevos planetas jondos. La certeza de que lo que está aconteciendo en el escenario, y en nuestros corazones y cerebros, está siendo por vez primera. Dentro de una tradición, llamada flamenco, estaremos inaugurando nuevas tradiciones, que, lógicamente, serán demonizadas por los tradicionalistas de hoy, mañana convertidos en aduladores. Nuevas ramas de un árbol jondo firmemente asentado en sus raíces. Como un circo cualquiera, la vida misma: primavera, martinetes y cornetas, danza, cool jazz, terremotos, nanas, palabras, batas de cola, verano, bulerías y baterías, corridos, dance y big bands, guitarra, pantomima, orgías sonoras, hambres, samples y seguiriyas, heavys, la Huerta de San Vicente, verano, demonios, rock, “aves sucias y aborrecibles”, saetas, soleá, contemporáneo, folk, programaciones, castañuelas, pataítas y pianos, otoño y fiscorno, actores y secuenciadores, el pregón del latero, teatro, poetas, sorteos y enumeraciones, animales salvajes en libertad, ropa tendida, versos de Lorca, ciudades, hammond y jamón, flautas, invierno, cante, toque, baile y un denominador común: flamenco, flamenco innovador. El Acabose.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies