Las VPO de Sor Emilia 7 y 9, en condiciones de inhabitabilidad un año después de su entrega

Las viviendas, calificadas de protección oficial y entregadas en junio de 2009, consiguieron la licencia de ocupación a pesar de contar con un gravísimo problema de electrificación que imposibilita su habitabilidad en condiciones de normalidad

En el próximo mes de junio se cumplirá el primer aniversario de la entrega del residencial de Sor Emilia 7 y 9, complejo de 55 viviendas de protección oficial promovidas por la empresa RUVARI. De ellas, 44 se encuentran escrituradas y 11 aún sin propietarios, a pesar de lo cual el residencial está, en la práctica, casi vacío. Sólo unos pocos vecinos habitan en la actualidad las viviendas debido a las numerosas y graves deficiencias con que éstas han sido construidas. La principal es el trascendental defecto de electrificación que posee el residencial y que imposibilita en la práctica la habitabilidad de las mismas en condiciones de normalidad.

Cuando los propietarios comenzaron a detectar los importantes problemas de luz de las casas descubrieron que éstas habían sido construidas con 5750W en trifásico a 380V, cuando la previsión de potencia debería de ser de, como mínimo y según el reglamento de Baja Tensión, 5750W pero a 230V en monofásico. Traducido a la práctica, ello supone constantes saltos de los contadores individuales, esto es, un diario de cortes de luz tras cortes de luz.
Tras las insistentes quejas de los propietarios la promotora de las viviendas, la empresa RUVARI, ésta se comprometió meses atrás a realizar un nuevo proyecto de electrificación que subsanara el tremendo defecto de construcción y permitiera con ello la habitabilidad real de las viviendas, proyecto que, pese haber agotado su plazo de realización (45 días), aún no se ha llevado a la práctica.

Pero hay más. A los problemas eléctricos del residencial hay que añadir, además, el atraso en la puesta en funcionamiento del sistema contra incendios del aparcamiento; la imposibilidad de poner en marcha los ascensores porque les faltan piezas; o los numerosos defectos individuales con que cuentan las casas como humedades, grietas e incluso cerramientos que no se corresponden con los planos oficiales.

Y a pesar de todo ello, las viviendas consiguieron la licencia de ocupación. El Ayuntamiento elude cualquier tipo de responsabilidad al respecto, a pesar de que las viviendas son de protección oficial. Los propietarios han efectuado sendas denuncias en el consistorio alcalareño, ante lo que éste asegura que el informe técnico del jefe de obra afirma que todo está correcto, e insta a que los propietarios demanden a la promotora RUVARI.

Sin embargo, el caso de Sor Emilia 7 y 9 no es un hecho aislado en la construcción de VPO en Alcalá de Guadaíra, ya que otros residenciales se construyeron con importantes deficiencias, como el que se encuentra ubicado frente a Montecarmelo, que carecía de ascensor; y el de Cornisa del Zacatín, que no contaba con acometida eléctrica. Ante tales hechos, la Comunidad de Propietarios de Sor Emilia 7 y 9 se pregunta si no es obligación del Ayuntamiento alcalareño vigilar y hacer cumplir con mayor énfasis las normas de Urbanismo en las VPO, ya que, en definitiva, a las promotoras se les ceden terrenos con ventajas económicas por ser éstos de carácter público

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies