El Ayuntamiento aplica la normativa con dureza en su lucha contra la pegada de carteles y adhesivos en espacios públicos

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra continúa aplicando de forma estricta la ordenanza contra el fomento de conductas incívicas y de prevención del vandalismo en espacios públicos, en esta ocasión referida a la pega de carteles, adhesivos y similares en espacios públicos.

En este sentido, la portavoz municipal, María José Borge, ha asegurado que la ordenanza contempla importantes sanciones para los cometan este delito, que van desde los 300 a los 1.500 euros por la colocación de carteles en lugares y espacios prohibidos.

Borge ha enfatizado que "no se consentirá acciones incívicas que atenten contra toda la población y generen una imagen de Alcalá que no se corresponde con la realidad. Por ello desde la administración local se aumentarán los esfuerzos para terminar con estas actitudes y castigar a los infractores aplicando la normativa con dureza".

Ha recordado que esta misma ordenanza es la que regula las sanciones por pintadas y que a lo largo de este 2010 han sido más de 10 las personas detenidas y a las que se les han impuesto sanciones graves por este tipo de acto vandálico en fachadas de edificios públicos y privados de la ciudad.

A la sanción que estime la ordenanza se le suma la indemnización que el Ayuntamiento exigirá por el coste de la pega de estos carteles, adhesivos y similares. De hecho, ya se ha iniciado el trabajo para saber cuánto le cuesta a la Administración Local estos actos incívicos.

Desde el Ayuntamiento se ha llamado igualmente a la colaboración ciudadana para apoyar esta labor "trabajando todos por una Alcalá limpia y respetuosa con el patrimonio, tanto público como privado, denunciando estos hechos y en definitiva cuidando el entorno".

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies