Rodríguez Villalobos: “La apuesta por la calidad, la reconversión del olivar tradicional y el aumento de la cuota de consumo constituyen los ejes del futuro del sector olivarero”

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha presidido esta mañana la reunión de la Junta Directiva de AEMO (Asociación Española de Municipios del Olivo), en su calidad de presidente de esta Asociación que vela por el futuro del olivar en todo el territorio nacional.

 Esta Junta ha debatido varios asuntos de los que Rodríguez Villalobos, en su calidad de máximo titular de la Diputación, ha avanzado ante declaraciones a los medios de comunicación como es su apoyo incondicional al sector olivarero.

 Villalobos ha manifestado que el sector del olivo vive en esta campaña un momento de crisis “sin precedentes”, debido a los bajos precios del aceite y de la aceituna, y al aumento de los costes de producción. Unas circunstancias –ha dicho- que hacen “insostenible” el cultivo de una buena parte del olivar en los municipios y que, de persistir esta situación, podría desembocar en un masivo abandono del cultivo. Una coyuntura que, además, con los actuales datos de producción y consumo referidos a la campaña 2008-2009, no tienen justificación para los precios que fija el mercado.

 En cuanto a producción de aceite en todo el territorio nacional, y con datos de los meses de noviembre y diciembre (aún no ha terminado la campaña), la producción alcanza las 415 mil toneladas. Un dato, según Villalobos, sensiblemente inferior al de la anterior campaña, teniendo en cuenta que el clima no está acompañando, y que mucha aceituna se está quedando en el suelo. Ante esto, el presidente de la Diputación ha expresado que si hay menos producción, la actual situación “no se atiene a la lógica, y está siendo provocada por una demanda que se concentra en cinco grandes empresas, las cuales controlan más del 80% del mercado mundial”.

 Villalobos ha dicho que es “justo” reconocer los esfuerzos de las grandes empresas que comercializan el aceite de oliva español por el mundo. Un reconocimiento a esa comercialización que, por el contrario, va acompañado de una depreciación en origen de un producto gastronómico como el aceite de oliva. Y ocurre este fenómeno, según ha explicado, hasta el punto de hacer peligrar la economía de los productores; de los olivareros. Según el mandatario provincial es  aquí donde “hay datos objetivos que no justifican el nivel de los precios a donde ha llegado el aceite de oliva en estos momentos”.

 En este punto crítico es donde “considero que las comercializadoras deben apoyar al sector, colocando sus miras más allá de los balances inmediatos de sus cuentas. Así debe ser porque la producción de aceite de oliva en España depende en gran parte de pequeños y medianos productores, sin los cuales no se obtendría ni la cantidad ni la calidad de nuestros zumos de aceituna. Ahogarlos supondría estrangular el liderazgo de producción que hoy por hoy ostenta nuestro país en el mundo. Por esta razón, apoyo y creo positivas para el sector las recientes fórmulas de unión entre los productores, lo que permite ofertar conjuntamente el aceite de oliva. Una fórmula que puede ser un buen antídoto para equilibrar las fuerzas entre la oferta y la demanda”, ha explicado.

 Villalobos ha abogado por la normalización del precio del aceite a unos niveles “sensatos y justos” para todos los intereses y considera que en los próximos años el sector productor debe adecuarse al nuevo escenario que se avecina.

 El presidente de la Diputación ha manifestado que el futuro del sector olivarero debe seguir unos pasos como son el de la apuesta por la calidad como parámetro que abre mercados, y por el que va a seguir apostando desde Diputación. Una apuesta que es la “mejor” inversión de futuro, y la mayor garantía para defender un producto propio y genuino. Con esa estrategia de la calidad “emprenderemos y reforzaremos los canales de comercialización directa desde el origen, y aumentaremos el valor añadido desde las almazaras”.

 Como segundo paso, Villalobos ha dicho que la reconversión del olivar tradicional constituye un reto para adecuar a los nuevos tiempos los olivares más tradicionales. Una tarea de la que ha manifestado son “imprescindibles” las ayudas públicas.

 Como tercer punto de ese eje de futuro, Villalobos opina que el aumento de la cuota de consumo es un desafío en el que es fundamental el trabajo conjunto de productores y comercializadores para aumentar la cuota de consumo de aceite de oliva en el mundo. En este sentido “hay que defender el apoyo incondicional a la investigación en el binomio aceite de oliva y salud, así como la difusión de esos resultados”.

 Rodríguez Villalobos ha explicado que con medidas de aumento de la cultura del aceite y la aceituna, fundamentalmente en el consumidor más joven, “podemos incrementar el consumo per cápita en nuestro país. Un aumento del consumo que también debemos propiciar a escala internacional. Así, la promoción del consumo de aceite de oliva en el resto del mundo es especialmente vital e importante, con objeto de perpetuar y asegurar el futuro del sector tradicional de producción de aceite de oliva”.

 Junto a esta defensa del sector, que ha sido proclamada como Declaración Institucional por la Junta Directiva de AEMO y que será remitida a todos los ayuntamientos que pertenecen a esta Asociación para su aprobación como moción, también se ha sometido a aprobación un Proyecto que abordará la problemática de los subproductos y residuos de las almazaras y entamadoras en Italia, España, Portugal y Grecia. Un proyecto que llega de la mano de la iniciativa europea Life, comandada por Italia, y en la que AEMO, formará parte con el resto de esos países. Una tarea cuyos fines son los de explorar las soluciones más viables para la gestión de los residuos con un plan de trabajo que se iniciará este año y que concluirá en 2011.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies