Programa para prevenir las drogodependencias en los centros Alcalareños de protección de menores

Ayuntamiento y Junta de Andalucía impulsan un proyecto piloto dirigido a más de 60 jóvenes pertenecientes a los 6 centros que funcionan en el término

El Ayuntamiento alcalareño y la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía llevarán a cabo un proyecto piloto para la prevención y atención de las adicciones en los 6 centros de protección de menores que funcionan en Alcalá, y a los que están adscritas más de 70 personas, entre jóvenes, directores, monitores y educadores.

Con tal fin, este martes ambos organismos públicos suscriben un acuerdo de colaboración a través del delegado provincial para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Manuel Gálvez Rodríguez, y la delegada municipal de Servicios Sociales y Familias, Mariló Gutiérrez Peral.

El programa está diseñado por el Centro de Servicios Sociales de Alcalá y el Departamento de Centros del Servicio de Protección de Menores de Sevilla, y dará servicio a 62 jóvenes de entre 12 y 18 años, todos ellos acogidos por el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía.

El programa tiene como principal objetivo prevenir el consumo de drogas entre la población de menores acogidos en centros de protección de Alcalá. Para ello se facilitará un espacio de reflexión sobre el uso de drogas en el período de la adolescencia, la dotación de conocimientos a los educadores de los centros de protección de menores sobre las drogodependencias, el acceso de estos jóvenes al centro de tratamiento y orientación de las toxicomanías y adicciones, el fomento de habilidades educativas y una actitud educativa adecuada a la prevención.

El proyecto se concreta en 3 líneas de intervención paralelas: una de colaboración entre los centros de protección y el centro de tratamiento de drogodependencias de Alcalá que favorezca una rápida intervención cuando los menores se sientan con disposición adecuada para ello.

También se celebrará un seminario de formación dirigido a los educadores de los centros, para formarlos en conocimientos y habilidades con los que transmitir mensajes adecuados y favorecer en los menores el desarrollo de actitudes y comportamientos adecuados con respecto a este tema. Por último se llevará a cabo una intervención formativa puntual con los propios menores, si se considera oportuno.

En la metodología de trabajo se prevén sesiones de 90 minutos una vez por semana, con una frecuencia que dependerá de la evolución del grupo. También se llevarán a cabo dinámicas de grupo y exposiciones teóricas.

En un principio, la acción conjunta de Ayuntamiento y Junta espera disminuir en un 25% el consumo de drogas entre los jóvenes acogidos en los centros, retrasando la edad de inicio en el consumo y disminuir el número de menores que se inician en este hábito.

Al mismo tiempo mejorará la calidad de las actuaciones que desarrollan los educadores en sus centros y aumentarán su grado de conocimiento sobre los factores de protección y de riesgos que conlleva el consumo de drogas.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies