El Ayuntamiento estudia recuperar la caída de agua en la recién restaurada fuente judía

Este resquicio patrimonial, junto con el Molino de Vadalejos, están abiertos al público tras su restauración en los parques de ribera junto al Puente del Dragón. La Delegación de Patrimonio del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra está estudiando las posibilidades técnicas para recuperar la caída del agua de la recién restaurada Fuente de la Judía, en las inmediaciones del Molino de Vadalejos, abierto al público tras su redescubrimiento y rehabilitación en el parque de ribera junto al Puente del Dragón.

Así lo ha explicado la delegada Ana Cuesta, quién ha enfatizado “el interés municipal por la puesta en valor del patrimonio natural, trabajando por la recuperación de las fuentes y arroyos naturales, otro de los tesoros de la ciudad”.

“En sus orígenes la fuente tomaba el agua de un manantial, el mismo que utilizaba el molino, y ahora se pretende que se pueda disponer la infraestructura para que esto vuelva a ocurrir sin interferir en el entorno. Además, pronto se instalará en la misma fuente, tal como se tiene conocimiento de que luciera, una copia de la placa de piedra con una cita de Horacio encontrada durante las obras”. La intervención de éste y sus alrededores está dentro de las actuaciones conveniadas con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para el entorno del Guadaíra.

Asimismo, Cuesta ha adelantado que “tras el verano se propiciará una visita guiada con el Consejo de Patrimonio Histórico a todo el ámbito de la actuación del molino y sus aledaños con el objetivo de explicar las intervenciones, tanto las arqueológicas previas a la restauración, como los detalles propios de la rehabilitación y el proceso de utilización del agua para mover el molino”.

Del Molino de Vadalejos apenas se encuentran referencias escritas. No se tenía constancia de que se hubiera mantenido en el tiempo hasta que las obras de acondicionamiento de los parques de ribera bajo el nuevo puente sobre el Guadaíra llegaron hasta una vieja granja, de propiedad y terrenos anteriormente privados que el Consistorio compró en diciembre de 2008, para poderse comprobar una edificación más antigua y de gran valor, entre multitud de muros y añadidos.

Esta construcción, de la que se estudia su origen exacto en el tiempo, muestra claramente su sala de molienda, las dependencias del uso del molinero, y una pequeña torre con un almacén en la zona alta para guardar el grano en caso de crecida del río, además del sistema de acequias y las piedras.

Sin embargo, este Molino de Vadalejos no es el comúnmente conocido de ribera, sino que se encuentra un poco más alejado del cauce porque se 
trata de otra tipología. Es un molino de cubo, esto es, que en vez de tomar el agua del propio guadaíra lo hacía de un manantial, el mismo que alimentaba la Fuente de la Judía. Estas aguas caían desde lo alto al interior produciéndose la fuerza necesaria para accionar las piedras de molienda.

En toda la ribera se cuentan 24 molinos, pero sólo 10 son de esta tipología que aprovecha los nacimientos de pequeñas corrientes tan comúnes en la zona de Los Alcores.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies