PA:"Gutiérrez Limones se queda solo para aprobar el “Plan Económico Financiero”

En un pleno intenso, lleno de debate y con algunos momentos álgidos el PSOE aprobó con sus únicos votos el Plan Económico y Financiero que, supuestamente, va a colocar al Ayuntamiento en el camino de la estabilidad presupuestaria.

El Partido Andalucista calificó al Plan de poco ambicioso: poco ambicioso para captar recursos, poco ambicioso para apretarse el cinturón y poco ambicioso para plantear una economía más rigurosa en el gasto. Para Francisco Rubio, portavoz andalucista,  el plan no es más que un mero ajuste contable donde las rebajas de gastos no son tales sino que se limitan a fijarse a lo realmente gastado en el año anterior, no hay ahorro y lo que es peor ni la actitud de promoverlo. 

Rubio le indicó a la Sra. Delegada de Economía que el Ayuntamiento debía hacer lo mismo que están haciendo las familias andaluzas y alcalareñas: ahorrar en gastos superfluos e innecesarios, que es donde reside el ahorro, en vez de aumentar el gasto en la Sociedad de Comunicación Municipal que es lo que está haciendo, dinero para fotos, publicidad y propaganda del alcalde. Sintomático también fue, y así lo expuso el portavoz andalucista, la unanimidad de los comentarios negativos al Plan Económico Financiero, no solo por parte de los grupos de la oposición sino de los sindicatos mayoritarios y el propio Consejo Económico y Social.

El Partido Andalucistas había propuesto al Equipo de Gobierno una relación de 18 propuestas para que fuesen tenidas en cuenta a la hora de plantear el Plan y que no fueron, ninguna, tenidas en cuenta, entre ellas se destacan: programa específico para alcanzar los 75.000 habitantes, captar recursos a través de publicidad en la radio municipal o la sociedad de comunicación; recontratación con las empresas comercializadoras de energía eléctrica; limitar los gastos en envíos postales, felicitaciones, comunicaciones, notificaciones, etc; recontratar con las empresas de comunicaciones paquetes más eficientes y económicos; reducción de la partida para trabajos y estudios técnicos realizados por otras empresas y hacerlos con personal propio; amplia reducción de los gastos destinados a publicidad y propaganda; reducción de un 5% de la partida de retribuciones de altos cargos; reducción de un  5% de las aportaciones a los grupos políticos.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies