El PA denuncia las dos varas de medir del Alcalde

Para el Partido Andalucista el Alcalde Limones tiene claramente dos varas de medir las actuaciones; mientras que a un agente de la Policía Local se le abre un expendiente disciplinario y se le exige, mediante un expediente de responsabilidad patrimonial, el pago de 7.025 euros para arreglar el coche que se rompió en un accidente ocurrido en acto de servicio, calificando su actuación como de negligencia grave de mayor grado que el caso de un conductor normal, “ya que se trata de un Agente de la Policía Local, al que corresponde la vigilancia y el control del tráfico, siendo por tanto el primero que debe atenerse a la normativa que lo regula, ya que es el encargado de su salvaguardarla”, por otro lado el positivo en alcoholemia dado por el propio Delegado de Tráfico en la pasada feria de Alcalá fue calificada de prácticamente como un “accidente”.

El argumento empleado para calificar la actitud del agente como de culpa grave, aunque todavía está por ver si el agente tiene o no tiene toda la culpa ya que cabe recurso ante la decisión tomada por la Junta de Gobierno Local, es el mismo que empleó el Partido Andalucista al calificar como de error gravísimo, merecedor de la más fulminante de las destituciones,  la actuación del Delegado de Tráfico, que en plena feria de Alcalá, día de elecciones europeas y con un plan de emergencia activado, dio positivo de alcoholemia con un 0,47 de alcohol en la sangre (casi el doble de lo permitido) ya que era, y es, la persona encargada de velar por la seguridad y el tráfico en la ciudad. Si el Alcalde no tiene ningún reparo por utilizar los argumento de “... como empleado público, una actuación así, supone una vulneración de los principios de conducta que deben regir su actuación...” (en relación al agente de la policía local), ¿que se debe esperar por tanto del Delegado de Tráfico, que no es empleado público, sino Cargo Público?, ¿por qué no se lo exigió así el Alcalde al Sr. García, Delegado de Tráfico?, se preguntan los andalucistas.

Para colmo de males todo este asunto, con un expediente disciplinario abierto y otro de responsabilidad patrimonial, ha ocurrido porque un agente, en acto de servicio, tubo un accidente con un coche municipal que provocó una avería valorada en 7025 euros y que ahora le pretenden cobrar a él como único responsable del accidente. Para los andalucistas, hay que andarse con cuidado en este asunto y evitar inculpar a inocentes, ya que las noticias y referencias que le han llegado de otros agentes de la policía es que al accidente ha sido totalmente fortuito y que el agente implicado se comportó en todo momento con la normalidad esperada. 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies