Los andalucistas critican al Gobierno Municipal por el trato que dieron a las mujeres y niños del asentamiento chabolista de la Verea del Cerero

Varios miembros de la familia extensa de andaluces gitanos que malvive en el asentamiento chabolista en la Verea del Cerero, situado en el término municipal de Alcalá de Guadaíra, acudieron al Ayuntamiento de la mano de varios representantes de la asociación Pro-derechos Humanos de Andalucía, para pedir ayuda al alcalde ante las malísimas condiciones de vida en las que viven y que se han agravado este invierno ante la climatología que estamos sufriendo.

Una representante de esta asociación, Mª José Lera, profesora de la Facultad de Psicología de Sevilla, que interviene en el asentamiento ante la situación de marginalidad absoluta en la que se encuentran y la vulnerabilidad de esta población, fue la única que pudo entrar con el patriarca (enfermo con neumonía y en silla de ruedas) a la entrevista con los representantes del Equipo de Gobierno, Mª Dolores Gutiérrez, Delegada de Asuntos Sociales y José Manuel Campos, Delegado de Educación. El alcalde no les recibió tampoco en esta ocasión y ya llevan más de dos años solicitándole una entrevista.

Mientras esta reunión se celebraba, varias personas del asentamiento chabolista, unas diez mujeres y un bebé, esperaban a las puertas del ayuntamiento, flanqueadas por tres policías locales para impedir su paso, permaneciendo casi dos horas  en plena calle con temperaturas muy bajas. Otros dos policías más se encontraban a las puertas de la reunión.

 Para los andalucistas el trato que recibieron estas personas de nuestros gobernantes fue indignante, inhumano y bochornoso. Para la Primera Secretaria Andalucista, Lola Aquino, presente en el acto, “la situación era irritante, descorazonadora e inimaginable en los tiempos que corren, pero ¿qué temía el gobierno de un grupo de mujeres, un bebé y un hombre en silla de ruedas?; Sr. Delegado de la Policía Local, ¿por qué movilizaron hasta siete efectivos policiales, con el intendente a la cabeza?, había casi más policías que  chabolistas.

Para los andalucistas  “Es inmoral e incluso ilegítimo recibir así a los ciudadanos”, “no había fundamento para pensar que se iba a alterar el orden público. Viendo las personas que se concentraban en la calle,  ¿por qué no se disolvió el efectivo?, ¿por qué no se les permitió entrar en el Ayuntamiento a esperar que se desarrollara la reunión?.

A la salida de la reunión, los andalucistas plantearon a los miembros de la Asociación Pro-derechos Humanos visitar con ello el asentamiento y poder ver sobre el terreno las condiciones en las que viven estas familias.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies