El PA duda que Alcalá, el tráfico y el comercio, estén preparados en plena crisis para el corte definitivo de la calle La Mina

Según los Andalucistas la peatonalización de la calle la Mina debe ser la culminación pero no el comienzo del Plan Centro”

El Portavoz Andalucista en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, Francisco Rubio, conoció el pasado Viernes de Dolores el famoso Plan Centro que el Gobierno socialista quiere implantar en el casco histórico de la ciudad, y que no es más, “que una reurbanización y cambio estético de distintas calles de la zona centro, que conlleva definitivamente la eliminación del tráfico rodado, salvo servicios públicos, residentes y carga y descarga, de toda la zona.
Como ya expuso Francisco Rubio, a los responsables municipales durante la exposición del Plan, “la modificación estética de la zona, es impecable, pero lo que preocupa a los Andalucistas es la cuestión de prioridades en materia de infraestructuras”.
Según Rubio actualmente no existe una vía que sea una verdadera alternativa a la calle La Mina. Además recuerda la enorme carencia de aparcamientos en las cercanías “tanto para los residentes como para los propios visitantes de la zona peatonal que se quiere configurar”. Además Rubio lamenta que los actuales aparcamientos de Sevillana o del supermercado Más no mantengan anuncios para los usuarios que se quieran acercar al centro.
El Plan Centro, entendido como un conjunto de medidas, entre ellas la peatonalización, encaminadas a la revitalización del espacio residencial, comercial, de ocio y del casco antiguo, comenta Rubio, “debe ser la culminación de todo el proceso y debe estar precedido inexcusablemente de una serie de infraestructuras imprescindibles que a día de hoy no existen en Alcalá”.
Así, para los Andalucistas son necesarios más aparcamientos disuasorios tanto para residentes como para visitantes del centro, una mejora sustancial del transporte colectivo, la conexión de la prolongación del Puente del Dragón con el Campo de las Beatas o el cierre de la Ronda Sur, que una la carretera de Dos Hermanas, con la de Utrera y la de Morón, culminando así una circunvalación a Alcalá que posibilite una verdadera peatonalización del centro.
El Partido Andalucista de Alcalá recuerda también la enorme importancia del comercio local del centro que está notando de cerca la crisis, por lo que “de no contar con los comerciantes de la zona, el plan pondría en peligro a muchas familias alcalareñas teniendo el cuenta el momento económico y la complicada situación del tráfico del centro, más ahora, con el plan de obras como el propuesto por los socialistas”.
Francisco Rubio concluye diciendo que “los alcalareños quieren un centro urbano vivo, activo y cómodo y peatonalizarlo es un camino para ello, pero no se puede empezar la casa por el tejado”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies