PA:“Limones gasta en plena crisis 600.000 euros en la cascada de Rabesa”

El Partido Andalucista de Alcalá de Guadaíra denuncia un impresionante despilfarro más de los socialista en tiempos de crisis: los casi 600.000 euros (cerca de 100 millones de pesetas) que va a costar a los alcalareños la cascada de Rabesa en la Avenida 28 de Febrero. Una obra que, a ojos andalucistas es “además de poco práctica, un desmesurado gasto económico en tiempos de crisis”.

Los números que presenta la reurbanización de 29 de Febrero son, a juicio de los Andalucistas, un autentico despilfarro, teniendo en cuenta en la época de crisis en que estamos, alcanzando en Alcalá el 20% de paro. “Es un insulto a los parados de Alcalá que nos gastemos 100 millones de pesetas en una fuente”, así se expresaba Francisco Rubio, Portavoz Andalucista en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra.
No queda aquí la cosa, en relación al presupuesto del proyecto de reurbanización de la travesía de la A-392, donde el gobierno socialista se va a gastar 227.304 euros en 168 palmeras, (casi 40 millones de pesetas); casi 35.000 euros en cycas revolutas y más de 13.000 euros en césped.
Para Francisco Rubio “esta megalomanía de Limones, ya criticada por los Andalucistas con la construcción del Auditorio y la Biblioteca, llega a su punto máximo con esta construcción, que no responde en absoluto con las necesidades reales de hoy en día de la ciudad, donde el paro y la falta de recursos es la mayor preocupación de los alcalareños y no si hay o no hay una fuente más en la ciudad”.
Otra preocupación que muestran los Andalucistas con respecto a este gasto es el mantenimiento, ya que el gobierno local ha asegurado al Grupo Municipal Andalucista desconocer el coste de mantenimiento de esta instalación, aunque solo la bomba de impulsión cuesta unos 2.500 euros.


Política de apariencia
El Partido Andalucista recuerda también que Gutiérrez Limones está ejecutando en esta zona “una política de apariencia, construyendo un enorme muro, que bajo el pretexto de salvar un talud, sirve para ocultar las penurias de una zona con amplias carencias como la zona de Rabesa.
Francisco Rubio concluye que “Limones quiere a toda costa hacer de Alcalá el ‘nuevo ombligo del mundo’ independientemente de que ombligo, de qué mundo y de qué piensan los alcalareños”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies