El PP obliga al ejecutivo socialista a crear una comisión para dar solución a la discriminación que se genera en el auditorio Riberas del Guadaíra a los discapacitados

El Partido Popular, hoy en el Pleno Municipal ordinario y a través de la concejal Rosalía Fernández-Llebréz, ha propuesto la creación de una comisión técnica, para adaptar el auditorio Riberas del Guadaíra, a la normativa vigente en materia de accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas en los espacios públicos,
"máxime cuando se trata de un edificio municipal que tiene que ser representativo del escrupuloso cumplimiento de la ley", por ello, el equipo de gobierno de Gutiérrez Limones, tras intentar de varias maneras eludir el reconocimiento sobre el incumplimiento a la ley, no ha tenido más remedio que apoyar la propuesta del Partido Popular.

Como ya denunciaron los técnicos del Grupo Popular en el mes de agosto, la obra "emblemática" de Gutiérrez Limones, no cumple con la normativa para discapacitados ya que este edificio, recién inaugurado en el año 2011, incumple lo más elemental en materia de accesibilidad para el uso de discapacitados. Según figura en el Decreto 72/1992 en sus artículos 20 y 31, los mostradores y ventanillas de atención al público, por ejemplo, para la venta de entradas y guardarropa, no respetan las exigencias en cuanto a su altura para posibilitar la atención a estos ciudadanos, además, y con mayor agravante aún, es el caso de las plazas reservadas para el uso de discapacitados, que debe ser de al menos un 1% del total del aforo y con una serie de especificaciones dimensionales y de situación en el patio de butacas. Actualmente, los usuarios en silla de ruedas, ante la imposibilidad de acceder a plazas adecuadas para tal uso, se les ubica en la parte superior junto a la prensa, en una zona de tránsito y evacuación, por detrás de las últimas filas cosa que, en caso de incendio, no sólo las personas en silla de ruedas se convierten en obstáculo en los recorridos de salida sino que además sería muy difícil la evacuación de estas personas.

De hecho, en una de las actuaciones recientes, una persona discapacitada por ir con silla de ruedas, ha sido literalmente discriminado y, como se refleja en la reclamación que los familiares han presentado ante el Ayuntamiento, le "aconsejaron" no volver a comprar entradas para las primeras filas, "por su propia seguridad".

"Si el equipo de gobierno no rectifica, lo que supone una manifiesta negligencia contra el colectivo de discapacitados en esta ciudad, nos veremos obligados a llevar el caso ante los tribunales" ha declarado contundentemente Rosalía Fernández-Llebréz.

"En el día de hoy, tras la aprobación de la propuesta del Partido Popular, hemos logrado ganar una batalla contra la discriminación por razones de minusvalía, pero mi plena satisfacción se alcanzará cuando, no sólo en el auditorio Riberas del Guadaíra sino en todos los edificios municipales de Alcalá, no exista barrera alguna que discrimine a unas personas de otras" declaraciones con las que concluyó Rosalía Fernandez-Llebréz, concejal popular.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies