Alcalá reconvierte su patrimonio industrial panadero en puntos de atracción turistíca y diseña tres rutas tradicionales: el pan , el agua y la piedra

La buena conservación del edificio y la maquinaria permite la musealización que estará acompañada de un un Centro de Servicios Turísticos y otro Gastronómico con 'show cooking' y venta del pan tradicional alcalareño

Alcalá de Guadaíra, a 29 de julio de 2010.- La Harinera estará visitable para el próximo año tras la obra de restauración de este emblemático edificio de la industria panadera de la ciudad que se recupera como puerta de entrada al patrimonio natural y turístico.

Así lo ha expresado la responsable municipal de Turismo, Laura Ballesteros, que ha matizado que "más que un museo está llamado a convertirse en un centro de atracción turística con actividades, restauración en vivo, ocio infantil... En definitiva, es hacer de la Harinera uno de los puntos claves de su Plan Turístico Riberas del Guadaíra transformándolo, con una doble función, en Centro de Interpretación de la Industria Panadera, sus servicios, etnografía y patrimonio industrial; así como en Centro de Servicios Turísticos en general por su estratégica ubicación junto al río, las riberas y el castillo".

Según ha explicad Ballesteros, "la Harinera del Guadaíra, por la envergadura arquitectónica del edificio, así como por las condiciones de conservación de su interior repleto de maquinaria y aparejos, además del interés histórico y etnográfico de la importante industria aquí forjada, se convierte en la mejor vía para recuperar y poner el valor ese apartado de nuestra historia que nos marcó para siempre como la Alcalá de los Panaderos".

NTL Studios lleva a cabo la restauración del edificio con un presupuesto de 60.000 euros, pero el proyecto va más allá "Estamos hablando de la adecuación de un edificio de algo más de 1.000 metros cuadrados, con sus servicios y señalética en los alrededores para rutas turísticas", según Ballesteros.

Visitable

Concretamente, el Centro de Interpretación se concibe como espacio museográfico y expositivo en tres plantas haciendo visible sus bien conservadas maquinarias. La visita comenzaría en la última planta y se bajaría por unas nuevas escalaras o por un ascensor habilitado, ya que la normativa impide el uso de las originarias.

En la última planta se expondría en qué tipo de centro estamos, facilitando toda la información y contenidos del mismo. También en esta planta estarían las áreas relacionadas con los audiovisuales, dado que las maquinarias en esta zona son de pequeño tamaño y habría más espacio para el diseño museográfico. En la primera planta y la baja se desarrollaría el contenido apoyado en los procesos industriales condicionado por el máximo respeto al edificio y la maquinaria existente.

Finalmente, en la salida, además de la recepción, se tiene proyectado un Centro Gastronómico que incluiría cafetería, restaurante, terraza y un 'show cooking' en el que se prepararía pan artesano a la vista de los asistentes para estos servicios de hostelería además de venderlo a pequeña escala para la calle, o como regalo tipo souvenir. Estos servicios se gestionarían a través de una empresa especializada por concesión pública que rentabilice la instalación hostelera.

Por su parte el Centro de Servicios Turísticos es el más abierto y polivalente siendo su misión recibir a los visitantes y orientarles en rutas turísticas para hacer su recorrido más atractivo. El espacio se ha estudiado como un contenedor polivalente adaptado además a distintos usos y funciones como eventos, presentaciones, conferencias, exposiciones,etc.

Asimismo estará preparado con suelo técnico de última generación, y tres áreas independientes que pueden funcionar juntas o por separadas tanto por estructura como por mobiliario.

La delegada ha explicado que "el edificio de la Harinera tiene fuerza por sí mismo para ser atractivo turístico, pero además es uno del los puntos claves del proyecto del Plan Turístico Riberas del Guadaíra. Éste se desarrolla en torno al río con el castillo mozárabe y su centro de interpretación, el Centro de Educación para el Turismo Sostenible, el patrimonio ribereño como los molinos harineros, y las extensas áreas de riberas como una alternativa lúdica que une deporte, ocio, naturaleza y cultura para el disfrute de ciudadanos y visitantes".

Rutas turísticas

Para unir La Harinera con el Plan Turístico y los demás edificios patrimoniales así como la naturaleza se han previsto tres rutas turísticas singulares que caracterizan la ciudad: la Ruta del Trigo por 8 molinos harineros que datan algunos de la edad media; la Ruta del Agua por los parques ribereños para promover la sostenibilidad, y la Ruta de la Piedra por el castillo y demás edificios emblemáticos como el Ayuntamiento, o las iglesias principales que podría englobar distintas subrutas según objetivos de los demandantes.

Además, al disponer de zonas ajardinadas dentro de las dependencias, las instalaciones también podrían acoger eventos culturales como presentaciones, recitales, conciertos...) u otros actos que realcen el complejo y le den prestigio, por ejemplo relacionados con nuestro pasado, o con el medio ambiente y la sostenibilidad.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies